En vinos tintos, las técnicas de micro-oxigenación son utilizadas principalmente para estabilizar el color y mejorar la estructura tánica mediante la polimerización de algunos antocianos. Para alcanzar este objetivo, se produce y controla una pequeña cantidad de aldehído. Este trabajo muestra la correlación entre la percepción del aldehído y su concentración real.