Una técnica novedosa, económica, precisa y rápida podría cambiar la forma tradicional de medir la presencia de Ocratoxina A en vinos. Así lo aseguran científicos de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), Argentina, quienes esperan transferir su desarrollo al sector productivo.

La ocratoxina A es una toxina producida por hongos que afectan a la uva durante el cultivo, la cosecha, el transporte o el almacenamiento. Y ha sido asociada a distintos efectos adversos en la salud, tales como cáncer, malformaciones y daños agudos en riñón y otros órganos.  En el caso particular de los vinos, entes internacionales como la Comisión Europea establecen una concentración máxima permitida de 2,0 microgramos de la toxina por litro de muestra.

“La capacidad analítica de nuestra metodología permite detectar hasta 100 veces por debajo del límite máximo establecido para ocratoxina A en vinos, lo cual favorecería no sólo el cumplimiento de las exigencias legales, sino que también posibilita una detección cuantitativa más eficiente”, indicó la directora del proyecto, la doctora Soledad Cerutti, directora interina a cargo del Instituto de Química de San Luis (INQUISAL) que depende del CONICET y de la UNSL.

La nueva herramienta, ha sido descrita en un artículo publicado en la revista “Journal of the Science of Food and Agriculture”.

Después de utilizar técnicas novedosas de extracción y eliminación de compuestos que pueden interferir con el análisis, los investigadores emplearon métodos de vanguardia, como la cromatografía líquida asociada a espectrometría de masas, para separar y confirmar con exactitud la concentración de la toxina en la bebida. El procedimiento demanda un 60% menos de tiempo que los análisis convencionales.

La técnica demostró ser eficaz con muestras de tres cosechas de diferentes varietales, como Malbec y  Cabernet Sauvignon de las provincias vitivinícolas tradicionales: Mendoza, San Juan, Neuquén, La Rioja, Catamarca y Salta. También se aplicó el análisis a vinos del sur de la Provincia de Buenos Aires, Entre Ríos y Córdoba.

Artículo de referencia:

Mariño-Repizo, L., Gargantini, R., Manzano, H., Raba, J. and Cerutti, S. (2016), Assessment of ochratoxin A occurrence in Argentine red wines using a novel sensitive quechers-solid phase extraction approach prior to ultra high performance liquid chromatography-tandem mass spectrometry methodology. J. Sci. Food Agric.. doi:10.1002/jsfa.8065