La ecología microbiana del vino es compleja. Los microorganismos pueden desempeñar tanto un rol positivo como negativo sobre la calidad del producto final. Debido a este efecto, la ecología microbiana del vino ha sido muy estudiada. Los métodos indirectos tradicionales, como la siembra en placas, han sido sustituidos por varios métodos moleculares. Estos métodos normalmente son, o bien métodos indirectos utilizados para identificar organismos cultivados o métodos directos para determinar el perfil de toda la población o para identificar microorganismos específicos en una población mixta. Los métodos moleculares ofrecen varias ventajas respecto a los métodos tradicionales, como por ejemplo una mayor velocidad y precisión. Esta revisión efectúa un análisis de los métodos moleculares directos e indirectos, propone ejemplos de su importancia en el estudio de la ecología microbiana y analiza sus ventajas y sus limitaciones. Se aconseja la lectura del artículo completo