Se estudió el volumen, composición y carga orgánica de las aguas residuales de cinco bodegas que producían vinos blancos, rosados y tintos mediante termovinificación, pero también vinos tintos vinificados tradicionalmente (de 75 000 hl a 240 000 hl vino), desde el punto de vista de los métodos de vinificación utilizados. Las vinificaciones en fase líquida (en blanco, rosado, termovinificación) producen aguas residuales ricas en azúcares: el 70% de la demanda química de oxígeno (COD) cuando el mosto es tratado y los volúmenes dependen de la cantidad diaria de uva y representan del 40 al 46% del volumen anual de aguas residuales durante el primer mes de actividad (septiembre). Por el contrario, las vinificaciones en fase sólida no producen grandes cantidades de residuos durante la cosecha, y las aguas residuales, producidas principalmente durante los trasiegos, se caracterizan por un predominio de etanol (<= 75% COD) y por flujos intermitentes durante el segundo mes (Octubre), que son menos intensos (del 26.7 al 33.6%) y más distanciados. Los coeficientes de contaminación específicos de las vinificaciones en fase líquida (de 5.18 a 6.04 kg COD/t uvas) son mayores que los coeficientes de las vinificaciones en fase sólida (3.82 kg COD/t uvas). Cuanto mayor es el porcentaje de vinificación en fase líquida de una bodega, mayor y más temprano es el volumen máximo mensual de las aguas residuales. Estos resultados podrían contribuir a mejorar la gestión de los tratamientos de las aguas residuales de la bodega. (Se recomienda la lectura del texto completo. Título original: Impacts of Winemaking Methods on Wastewaters and their Treatment.)