Inoculando los racimos en un viñedo con Aspergillus carbonarius se obtuvieron uvas Shiraz y Semillon que contenían ocratoxina A (OTA). Las uvas fueron vinificadas y se analizó el contenido de OTA en varias fases. Los mostos Semillon fueron tratados con enzimas pectolíticas y con bentonita después del prensado: ninguno de los dos tratamientos tuvo ningún efecto sobre el contenido de OTA de los mostos clarificados. Los mostos Shiraz fueron vinificados en depósito o en fermentadores rotativos. También en este caso no se evidenció ninguna diferencia en los vinos después del descube y del prensado de los orujos. La OTA resultó concentrada en las lías gruesas, pero la adición de mosto o vino recuperado de las lías mediante centrifugación no produjo un incremento de la presencia de OTA con respecto a los mostos y vinos de escurrido. La adición de bentonita a dosis de 2,5 g/l al vino Semillon que contenía 56 mg/l de proteínas derivadas de la uva y alrededor de 8 μg OTA/kg permitió una reducción de la concentración de OTA del 67%. El caseinato de potasio tuvo algún efecto, mientras que la gelatina, cola de pescado y PVPP no redujeron de forma significativa el contenido de OTA de los vinos blancos estudiados. La adición de cortezas de levadura a dosis de 5,0 g/l a un vino Shiraz que contenía cerca de 5 μg OTA/kg permitió una reducción del 43%. En este vino la gelatina también tuvo un ligero efecto depurante. El almacenamiento del vino durante 10-14 meses dio lugar a una reducción de la OTA del 22% y del 29%, en vino blanco y tinto respectivamente. (Se aconseja la lectura del texto completo. Título original: “The effect of juice clarification, static or rotary fermentation and fining on ochratoxin A in wine”)