La eficiencia de riego es un concepto bien conocido: representa la proporción de agua de riego aplicada que es retenida en la zona de raíces (rootzone) para su uso por la planta.

Cuando se busca minimizar el efecto medioambiental del riego, se intenta incentivar el riego de alta eficiencia (> 85%).

La eficiencia de riego está relacionada con la fracción de lixiviación, que es un componente importante de la proporción de «ineficiencia » del riego.

Así por ejemplo, una eficiencia de riego de alrededor del 85% implica que un 15% del agua aplicada no es retenida en la zona de raíces y se considera que la mayor parte de esta agua drena por debajo de esta zona lixiviando sales.

El concepto de eficiencia de la lixiviación en cambio no se conoce bien.
La eficiencia de la lixiviación es una medida de la proporción de agua destinada presumiblemente a la lixiviación de las sales de la zona de raíces, que elimina de forma efectiva las sales.

Le recomendamos que lea el artículo original (siga este enlace).