El desarrollo de nuevos equipos que permitan un prensado en continuo y de calidad es un reto de gran actualidad. En este sentido, el decantador centrífugo horizontal, tecnología utilizada en un principio para la extracción de mosto a partir de uvas sometidas a termotratamiento, actualmente también se utiliza para separar el mosto y el orujo directamente de vendimias despalillada para la vinificación en blanco y rosado.

Las principales ventajas del decantador centrífugo son su velocidad de separación sólido-líquido y la posibilidad de inyectar aditivos para limitar la oxidación del mosto. Estos antioxidantes tienen la capacidad de actuar de manera muy eficaz justo cuando se produce la rotura de las paredes celulares.

Esta última ventaja se utilizó para estudiar la adición de varios antioxidantes autorizados por la legislación para su uso en uvas destinadas a la vinificación en blanco y en rosado, en comparación con las tecnologías convencionales de prensado.

Los resultados obtenidos en las distintas temporadas de vendimia muestran claramente que se puede utilizar el decantador centrífugo para obtener mostos muy poco oxidados y de alta calidad para la vinificación en blanco y rosado, tanto a nivel de color como de calidad organoléptica.

Estos resultados abren nuevas perspectivas para el uso del decantador centrífugo al permitir un mejor control de la intensidad y color de los vinos rosados, pero también, más en general, un mejor control de la cantidad de anhídrido sulfuroso utilizado durante las fases de pre-fermentación.

Trabajo de investigación finalista del Premio Internacional OENOPPIA 2015. La ponencia mostrada en este video se presentó en la 9ª edición de Enoforum (5-7 maggio 2015, Vicenza, Italia)