Para mejorar la clarificación y la filtración de los vinos, se emplea una preparación enzimática que contiene glucanasa, producida a partir del hongo Trichoderma harzianum. La seguridad de esta preparación fue evaluada a lo largo de una serie de tests toxicológicos.