En la Enología, una disciplina tradicional, el concepto de microorganismos libres dominó ampliamente. Por el contrario, en otras actividades se investigó, desde los años 60, la fijación de los “catalizadores” de la reacción y las aplicaciones industriales han continuado velozmente: bacterias adsorbidas en vinagre, discos bacterianos en purificación … Antes de desarrollar algunas aplicaciones enológicas de los microorganismos inmovilizados, vamos a distinguir que es lo importante de este protocolo y a definir las distintas posibilidades técnicas existentes.