Ante una escasez hídrica cada vez más frecuente la irrigación está adquiriendo un papel fundamental. Una cierta limitación hídrica es deseable para obtener vinos de calidad, sin embargo, tal estrés debe ser moderado y debe aparecer de forma progresiva entre el cierre del racimo y la maduración. El artículo describe los resultados de unas pruebas realizadas con Syrah y Grenache mediante irrigación por goteo. Por último presenta un breve elenco de las diferentes técnicas de gestión de la irrigación (cámara de presión, tensiómetros, temperatura foliar, modelo de balance hídrico) Artículo extraído de Entretiens viti-vinicoles Rhône Méditerranée 2006 (ITV France)