italianoenglishfrançaisdeutschespañolportuguês
Idioma
Buscar en este sitio
  • » Noticias
  • » El manejo de la vegetación, factor clave para el control del mildiu y el oídio

El manejo de la vegetación, factor clave para el control del mildiu y el oídio

El manejo de la vegetación, factor clave para el control del mildiu y el oídio

Una gestión eficaz de la vegetación, junto con un programa de aplicación adecuado, es la mejor arma contra el mildiu y el oídio, según los trabajos de investigación de Barbara Hall del " South Australian Research and Development Institute” (SARDI) presentados durante un seminario de la Australian Society of Viticulture and Enology (ASVO).

Una atenta gestión de la vegetación permite una serie de ventajas como una mayor penetración de la luz, un mejor movimiento del aire con una reducción de la humedad y, lo que es más importante, una mayor eficacia de los tratamientos.

Los tratamientos contra el oidio deben comenzar temprano: 2 semanas después de la brotación en las áreas más cálidas y cuando los brotes tienen 10-20 cm de largo en las áreas más frías. El momento más crítico para la protección de ambas enfermedades es alrededor de la floración.

Los trabajos de Hall han mostrado que existen varios fungicidas que se pueden utilizar de manera efectiva después de la infección por mildiú, pero es fundamental que se apliquen antes de que aparezcan los síntomas. Cuando la infección ya está declarada, ni siquiera el metalaxil es completamente eficaz y el uso de otros fungicidas en estos casos aumenta la probabilidad de desarrollar resistencia.

El tiempo es un factor clave para el mildiú. La infección primaria requiere condiciones meteorológicas bastante específicas. La regla 10:10:24 (10 mm de lluvia a 10 ° C durante 24 horas) es válida para muchas áreas, sin embargo, la infección primaria puede ocurrir a temperaturas más bajas, sobre todo en las regiones más frías. La infección secundaria necesita mucha humedad/lluvia por la noche con una temperatura de alrededor de 13ºC. La temperatura es un factor clave para determinar el intervalo de tiempo entre infección y expresión de los síntomas. A 10 ° C, pueden pasar alrededor de 3 semanas antes de que aparezcan los síntomas. Sin embargo a 20-24 ° C bastan 5 días.

El oídio, por el contrario, no requiere unas condiciones climáticas específicas. De hecho, puede desarrollarse tranquilamente entre 8 y 32 ° C, con una humedad de más del 40% y baja intensidad luminosa. Sin embargo, al igual que con el mildiú, la temperatura afecta a la velocidad de los ciclos de la enfermedad. Entre 16 y 30 ° C, al hongo le bastan de 5 a 7 días para esporular y causar nuevas infecciones. La enfermedad comienza antes o alrededor de la floración, primero en las zonas más cálidas, y puede "comenzar" rápidamente si no se controla.

El Dr. Hall ha dedicado más de 35 años al estudio del oídio y actualmente está dirigiendo un proyecto de investigación sobre la resistencia de oídio, mildiú y botritis a los fungicidas.

Fuente: wineaustralia.com

Publicado el 24/09/2018
Disponible en english
Páginas Relacionadas
© Todos los derechos reservados
NIF-IVA: IT01286830334
ISSN 1826-1590
powered by Infonet Srl Piacenza
Política de privacidad
Esta página web usa las cookies necesarias para los objetivos descritos en la política de cookies. Si desea más información lea la polítca de cookies. Cerrando esta ventana, desplazándose a través de esta página, al pinchar en un enlace o continuando la navegación de otra forma, permites el uso de cookies.
Más informaciónOK

- A +
ExecTime : 2,25