Proponemos una estrategia eficaz y rápida para la selección de cultivos iniciadores. Este procedimiento consiste en tres fases: (I) selección de cepas de levaduras que dominan las fermentaciones espontáneas, (II) selección, entre las cepas dominantes, de las cepas con las mejores características tecnológicas, y (III) selección final, entre las buenas cepas tecnológicas, de aquellas que muestran las características cualitativas buscadas. Hemos aplicado esta metodología a la fermentación del vino, pero esta estrategia puede ser aplicada para la selección de todo tipo de cultivo iniciador. Se aislaron e identificaron cepas de levadura en el estadio intermedio y final de 6 fermentaciones espontáneas en 3 diversas bodegas españolas. Se identificaron las cepas de Saccharomyces cerevisiae mediante polimorfismo en la longitud de fragmentos de restricción del ADN ribosomal en la región espaciadora transcrita interna y a continuación se identificó cada cepo mediante el análisis de de las regiones inter-delta. Las cepas identificadas tanto en el estadio intermedio como final de la fermentación se consideraron dominantes. Se seleccionaron cuatro cepas dominantes y se efectuaron ensayos de fermentación a escala piloto, por último se comparó su comportamiento con el de levaduras enológicas ya en comercio. Todas las cepas dominantes resultaron ser adecuadas para ser utilizadas como cultivos iniciadores. Una de las cepas dominantes aisladas durante esta estudio está siendo comercializada. (Se aconseja la lectura del texto completo. Título original “Optimizing the selection process of yeast starter cultures by preselecting strains dominating spontaneous fermentations)