La capacidad de las levaduras de fermentar cierta cantidad de azúcares está directamente relacionada a la concentración de nitrógeno fácilmente asimilable