El estudio fue llevado a cabo sobre tres lotes de Cabernet sauvignon con diferentes niveles de carencia hídrica durante la maduración. Cuando el tamaño de las bayas crece, la concentración de azúcares y antocianos decrece proporcionalmente, mientras que el contenido en taninos de los hollejos permanece más estable. Los taninos de las semillas no presentan ninguna evolución. El estrés hídrico provoca una reducción del tamaño de las bayas, pero proporcionalmente los antocianos y los taninos de los hollejos aumentan, mientras que los taninos de las semillas no son influenciados por el estado hídrico. Los resultados muestran que las variaciones de composición de la uva – y por lo tanto del vino final – inducidas por los diferentes regímenes hídricos, no dependen solamente de las variaciones del tamaño de las bayas: existe un efecto específico de crecimiento más que proporcional de los antocianos y de los taninos del hollejo. Sin embargo, los mecanismos causantes del fenómeno no son todavía claros. Le aconsejamos la lectura del texto completo. Título original: Berry size and vine water deficits as factors in winegrape composition: anthocyanins and tannins