El uso de cubiertas vegetales en las calles de los viñedos tiene diferentes objetivos: proteger el suelo, evitar la erosión, suprimir las malas hierbas y proporcionar nutrientes.

Además, estas cubiertas contribuyen al manejo integrado de plagas aumentando la biodiversidad, favoreciendo a los depredadores de plagas y proporcionando un sistema de ciclo de nutrientes natural para mejorar la salud del suelo y la vid. Por otro lado, pueden tener un efecto importante en la disponibilidad de agua para la vid y, por lo tanto, afectar negativamente al vigor y rendimiento. Por ello, hay que tener en cuenta que la elección de especies y el manejo de las cubiertas vegetales pueden tener un impacto significativo en la productividad del viñedo y en la calidad de la uva, y que es importante sopesar los beneficios del uso de coberturas vegetales con sus impactos negativos.

Hay que considerar además que lo que funciona bien en la mayoría de los años puede no funcionar en otros. Por ejemplo, las cubiertas vegetales perennes tienen la ventaja de que se pueden manejar cortando para reducir el uso de agua en años secos, pero también limitarán los rendimientos en comparación con una cobertura de mantillo en el medio de la hilera.

El impacto del cambio climático complica aún más la gestión de los viñedos y, ante las previsiones de mayor severidad de las precipitaciones estivales, cobra aún más importancia la necesidad de mantener la cobertura del suelo para prevenir la erosión. El laboreo o la siega del cultivo vegetal puede proteger eficazmente el suelo, pero también afectará a la temperatura del suelo y de la vegetación, especialmente a nivel de prevención de heladas y de olas de calor del verano.

El uso de las especies adecuadas en los cultivos de cobertura también puede ser muy eficaz para suprimir las malas hierbas. Las especies vegetales seleccionadas suelen ser aquellas con las que el viticultor está más familiarizado: sabe que funcionan bien en un determinado entorno y sus semillas son fáciles de encontrar. En el pasado, esto limitaba la elección a cultivos estándar como cereales, leguminosas, oleaginosas y gramíneas. Sin embargo, durante la última década, se han demostrado las ventajas de reemplazar especies exóticas de cultivos de cobertura con especies indígenas.

A continuación, algunas informaciones de interés:

  • Investigadores australianos han puesto a punto una interesante herramienta de ayuda a las decisiones, Cover Crop Finder, para ayudar en la selección de cultivos de cobertura adecuados para los viñedos, en particular para los viñedos australianos. Seleccionado algunos criterios como objetivo del cultivo de cobertura, precipitación mínima y elección de cultivos perennes o anuales, se obtiene una lista de los cultivos de cobertura más adecuados y una descripción de los mismos.
  • Grabación del webinar organizado por el AWRI en el que Tim Cavagnaro, Thomas Lines y Chris Penfold de la Universidad de Adelaide discuten sobre las ventajas y desventajas del uso de cubiertas vegetales: The ins and outs of under-vine cover cropping

Fuente: Wine Australia